¿Como Enamorar y Seducir a Una Mujer Casada?

 

Muchos hombres se encuentran perdidos y sin saber que hacer cuando les gusta una mujer difícil o con esposo. Normalmente echan a perder sus oportunidades de salir con ellas, o las asustan de tal forma que ya no quieren saber nada de ellos. Si no quieres que te suceda, atento al vídeo y déjanos tu opinión en los comentarios.

 

 

 

 

 

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=ChNWyb8xcG0

¿Por qué las Flores y los Chocolates no Funcionan a la Hora de Conquistar a una Mujer?

flores ¿Te ha pasado alguna vez que le regalas flores, chocolates y regalos caros a una mujer, para después darte cuenta que esa chica no tenía interés en ti? ¿Cuántos Regalos le diste a una mujer, para que después ella te dijera que solo te quiere como amigos?

¿Cuántas veces te topaste con el típico: “ahora me quiero dedicar a mi carrera”?

Definitivamente muchas veces…

¿No estás Harto de que Siempre te Rechacen pese a tus Esfuerzos?

¿Eso Quiere Decir Acaso que Hay que ser un Patán con las Mujeres?

¡Lejos de la verdad!

Primero que nada te quiero decir, exactamente porque no funciona regalarle flores a una mujer para conquistar su corazón.

Toda mujer quiere sentir que se ha ganado el aprecio, afecto y admiración que recibe de un hombre, basado en su inteligencia, su carisma y seguridad propia. Cuando tú le regalas flores, chocolates u obsequios caros a una mujer, sin que ella se los haya ganado, automáticamente se sentirá sobornada.

¿Sobornada?

Verás, muchos hombres en su desesperación por tener a una mujer, se muestran demasiado necesitados; sienten que no tienen nada que aportar, sienten que su vida depende en gran medida del resultado que logran con una mujer.

Y ven que el único modo para atraer la atención de una mujer, es buscando la aprobación, cariño y afecto de una mujer, mediante regalos.

O dicho de modo más puntual; sobornos.

El punto aquí es que una mujer recibe esos “sobornos” no porque se lo merezca, sino por la inseguridad de quien se los entrega.

Tristemente, eso no funciona sencillamente porque estás transmitiendo que tu vida está tan vacía que necesitas de una mujer para llenarla.

De ese modo sub comunicas que no eres un hombre interesante, y automáticamente pasas a la banca de los “amigos”.

Así pues quiero dejarte una serie de Tips que te serán de utilidad para conquistar a una mujer.

 

2 Tips para Conquistar a una Mujer

Tip 1: Ten un Hobbie.

No dejes que tu vida dependa de que una mujer esté contigo; por el contrario vive tu vida como si no necesitarás de ninguna chica. Acto seguido, busca algo que te apasione, y vívelo. El tener algo que te apasione, te hará mucho más atractivo, interesante, y llamativo.

Y aportarás más a la vida de una mujer.

Tip 2: Enfócate en Conocer a una Mujer.

Muchos hombre entregan su aprobación de forma inmediata, pues creen que así es como se ganarán el amor de una mujer, lejos de ello, lo que logran es solo parecer mucho más necesitados. Por el contrario, conoce a la chica que tienes enfrente, busca algo que te guste genuinamente, no te dejes guiar solo por un par de pechos.

 

MarcoDiCalderon.com

Cómo Saber de Inmediato Si El Número de Teléfono que Ella Te ha Dado Es Falso… y Qué Hacer Si lo Es Para Demostrarle Personalidad y Carisma.

photo_grille_bar_couple-561x374 La mejor manera de averiguar si el número de teléfono que ella te acaba de dar es falso o no, es hacer una llamada a ese número y comprobarlo personalmente. ¿Qué otro método podría ser más fiable que ése?

La dificultad reside en conseguir hacer esa llamada inmediatamente (mientras ella aún se encuentra presente) y hacerlo de un modo tal que resulte natural y no desate resentimiento. Es sencillo, una vez que sabes cómo:

Si has seguido la secuencia de acciones que te recomendé en un apartado anterior, entonces habrás conseguido que ella te dé su número de teléfono antes de haberle dado tú el tuyo. Además, como alumno aventajado que eres, habrás sido lo suficientemente astuto como para almacenarlo directamente en la agenda de tu teléfono móvil.

Esta situación proporciona una oportunidad ideal para poder llamarla de forma espontánea y justificable. Tan pronto como su número haya quedado almacenado, le dices inofensivamente:

– Te hago una llamada perdida para que tú también tengas mi número. ¿Vale?

Sin darle oportunidad a contestar a la pregunta, la llamas.

Si te salta la locución automática indicándote que el número de teléfono no existe o que el teléfono móvil al que llamas está apagado o fuera de cobertura… ¡ALERTA! Te ha engañado.

No lo pases por alto. Díselo inmediatamente y déjale bien claro que no estás dispuesto a tolerar sus jueguecitos.

– Sabes, este número de teléfono que me has dado NO es el tuyo. Si no te interesa que te llame, me lo dices directamente.

Muestra carácter. Entonces pueden suceder dos cosas:

Peor escenario: Le has mostrado a una mujer que tienes actitud y que no piensas dejar que te toree y se burle de ti.

 

Mejor escenario: Ella queda favorablemente impresionada por tu determinación, se siente avergonzada por haberte dado un número de teléfono falso y entonces decide darte su número de teléfono real.

Puede ocurrir también que al pedirle su número de teléfono, ella te lo dé verbalmente para que tú lo escribas. En ese caso, pídele que te lo repita para asegurarte de que lo has apuntado correctamente. Si el número que te dio la primera vez no coincide con el que te da la segunda, obviamente te ha engañado. Como en el caso anterior, déjale bien claro que te has dado cuenta de ello y observa su reacción.

Finalmente, si fue ella quien personalmente te anotó su número de teléfono, espera a que te devuelva el trozo de papel en el que lo ha apuntado. Finge entonces no ser capaz de leerlo bien y pide que te lo repita. Si lo que te dice no coincide con lo que está escrito, ya sabes lo que significa.

 

Fuente: http://doubleyourdating.com/ 

Estos Cinco Tips de Atracción Te Darán La Ventaja. ¡Conocelos Ahora!

Sensual Portrait Of Cute Couple

Estos Cinco Tips de Atracción Te Darán las Ventaja Frente a Tus Competidores.

 

Enfrentemoslo. A todos nosotros nos gustaría impresionar al sexo opuesto. Son inteligentes, bien parecidos, con mucho sentido del humor y tan divertidos como para poder interactuar con quien deseen. Así que… ¿Cual es el secreto de estos hombres? ¿Qué podemos hacer para ser atractivos hacia las mujeres? Aqui no hay ninguna poción mágica, pero lo que si tenemos son 5 consejos fáciles de seguir para volverte más atractivo para las mujeres.

 

Inteligencia

Este rasgo debe ser usado de forma cuidadosa. Ser amistoso y extrovertido es siempre una buena idea, pero ser un pretencioso sabelotodo no lo es. Ser de ayuda y querer ayudarle enseñándole ciertas cosas esta muy bien, pero tu no la quieres hacer sentir estúpida. Nadie nace sabiendolo todo, así que es mejor que no actúes de esa manera.

 

Conocimiento Sexual

Esto es un poco obvio, pero no hay que olvidar que a las mujeres les gusta el sexo tanto como a los hombres y cuando ellas empiezan a obtenerlo, se vuelven locas por más. Mirar películas porno no es la mejor manera de aumentar tu conocimiento en el tema. Intenta leyendo libros en el tema o incluso viendo varios videos educativos. Así que… ¡Nada de porno! Información que te enseñe el “como” es lo que debes buscar.

 

Generosidad

Ser generoso con los demás es la manera perfecta para hacer del mundo un lugar mejor y la mejor manera de mostrarle a ella que te preocupas por los demás. Ayudar a personas que lo necesiten le mostraran a ella que eres una persona que vale la pena conocer y pasar el tiempo.

 

Romántico

¡Si! Romántico… el rasgo clásico que toda mujer desea. Piensa fuera de los estándares en este aspecto. Aquí no estamos hablando de flores y chocolates. Se trata de ser espontáneo y divertido. Hacer actividades excitantes y no tradicionales juntos es una gran forma de tenerla siempre pensando en ti.

 

Tener clase

Por último, pero no menos importante, todo se traduce en tener clase. Tanto si se trata de saber tendencias actuales en la moda o ser bueno en la cocina, tener clase puede tener muchas caras. Muéstrale a ella que sabes cosas que están fuera de la norma y de seguro ella lo notara.

 

No olvides poner en practica estos consejos. Hasta luego.

 

 

Fuente: http://www.askmen.com/dating/dating_advice/what-do-women-find-attractive.html

Como Gustarle a Una Chica Incluso Si Eres Poco Atractivo

En este video se te muestran algunas tácticas para crear una situación con una chica desde el principio y superar así sus restricciones hacia cualquier aspecto de ti, ya sea tu apariencia, tu voz, tu estatura, o lo que pueda saber de ti con anticipación. Después de una introducción, encontrarás algunos detalles sobre cómo se ven a sí mismos los hombres que no logran conquistar muchas mujeres o que no consiguen a las chicas hermosas que quieren, y por supuesto, también una solución práctica que puedes empezar a usar esta misma noche.

 

 

 

No olvides poner en practica estos consejos y mejorar constantemente. Hasta luego.

 

 

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=qOj7n0xyNF4 

Como Deberia Ser Tu Actitud Ante el Rechazo

ligar-en-un-bar Cuando empecé a interesarme por cómo conocer y seducir mujeres, recuerdo que con frecuencia mi diálogo interno era parecido al siguiente: “Tengo miedo de acercarme a una mujer a la que no conozco y ponerme a hablar con ella”  Pensaba en todas y cada una de las cosas que podían salir mal, las elaboraba, las dejaba crecer en mi interior y me fijaba excesivamente en ellas:

¿Qué pasa si tiene un novio celoso, está cerca de ella y quiere pelearse conmigo?

¿Qué pasa si dice algo que me haga parecer tonto?

¿Qué pasa si lo intento, fracaso y entonces ella se lo dice a los demás para que se burlen de mí y me consideren un perdedor?

Todas esas ideas se amplificaban en mi cabeza, hasta el punto de conseguir sumirme en un miedo profundo y generalizado a conocer a nuevas mujeres, que resultaba paralizador.

Sin embargo, las numerosas experiencias transcurridas desde ese momento hasta ahora me han servido para aprender que, al conocer a una mujer, ninguno de mis peores miedos se convierte nunca en realidad.

Verás, en los últimos años, he conocido literalmente a cientos y cientos de mujeres y ninguna (N-I-N-G-U-N-A) ha reaccionado o provocado una situación que no haya sido capaz de resolver en ese mismo instante.

En el proceso he aprendido también algo muy importante:

No existe táctica o estrategia alguna que funcione en todas las circunstancias y con todas las mujeres. Sin duda, habrá ocasiones en las que te encuentres con mujeres que, simplemente, no están interesadas en conocer a alguien nuevo en ese preciso instante, por los motivos más variopintos:

Porque están felizmente casadas o involucradas en una relación.

Porque ese día están enfadadas y de mal humor.

Porque son lesbianas y no sienten interés por los hombres.

Porque son frías y distantes.

Por lo que sea.

A menudo, me resulta útil cuantificarlo del siguiente modo: En un grupo aleatorio de 100 mujeres, sólo alrededor de 30 están interesadas en conocer a alguien nuevo, en un sentido romántico de la expresión.

Evidentemente, en términos negativos, esto significa también que 70 de ellas NO ESTÁN INTERESADAS en conocer a nadie nuevo en ese momento de sus vidas.

Y de las 30 que sí lo están, probablemente sólo 15 sean amables, divertidas y buenas personas ¿Te das cuenta de adónde quiero llegar con todo esto?

Exacto, si quieres tener éxito con las mujeres, tienes que comprender que muchas de las mujeres con las que hables no estarán interesadas en ti y aprender a superarlo y a dejarlo atrás rápidamente.

No pocos hombres se toman estas cosas demasiado EN SERIO y de un modo PERSONAL. En lugar de superarlo rápidamente y pasar a la siguiente mujer, se sienten defraudados y hundidos por ello. ¡Qué pérdida de tiempo!

Otra cosa que te ayudará a superar el miedo a acercarte a una mujer a la que (todavía) no conoces es caer en la cuenta de que la mayoría de ellas están acostumbradas a que constantemente se les acerquen los hombres con el propósito de seducirlas y ligar con ellas.

 

Cualquier mujer, incluso de aspecto normal, está más que acostumbradas a ello.

Por eso, antes de acercarte a una mujer, piensa siempre que NO PASA ABSOLUTAMNTE NADA y que es algo a lo que ella ya está totalmente acostumbrada y por lo que ha pasado muchas veces antes.

Honestamente, es poco probable que estés haciendo algo  que nunca antes le haya sucedido y que la sorprendas y la dejes en estado de shock.

No actúes por tanto como si estuvieras haciendo algo extraordinario, porque no lo es.

Puede que al principio no te sientas cómodo acercándote y hablándole a una mujer desconocida, pero seguro que ella te lleva ventaja en esto y está más que habituada a ese tipo de cosas.

Recuerda también que si no está interesada en ti, puede que simplemente sea porque, en ese preciso momento, no está interesada en nadie absolutamente.

 

Incluso en el caso de que no esté interesada en ti porque no seas su tipo, o porque hayas actuado de un modo que no le ha gustado, piensa que NO ES PARA TANTO.

Simplemente, déjalo atrás tan rápidamente como puedas y aprende a reírte de ello.

Piensa en ello de este modo: Si te rechazan de un modo extremo, simplemente
díselo a un par de amigos. Puede que ya no te dejen olvidarlo y te lo recuerden constantemente, pero por lo menos podrás reírte de ello. Y si no tienes amigos que te ayuden a reírte estas cosas, entonces es que necesitas nuevos amigos.

Otro aspecto importante de la ecuación ACTITUD que debes considerar es que diferentes mujeres responden a diferentes apariencias físicas, personalidades, etcétera.

Puede que una mujer esté sólo interesada en hombres que visten con traje y chaqueta, mientras que otra sienta atracción por los que visten como si pertenecieran a una banda de rock.

Por eso, cualquiera que sea el estilo que escojas y desarrolles, NO LO CAMBIES SIMPLEMENTE PORQUE A ALGUNAS MUJERES NO LES GUSTE.

Cuando encuentres un estilo adecuado para ti, cíñete a él y cámbialo sólo si eres tú quien decide cambiarlo y no porque nadie te lo diga o te lo deje de decir.

El Lugar Menos Indicado para Conocer Mujeres.

Model with beautiful curly hair
Bueno, si las discotecas no son lugares apropiados para seducir a una mujer, entonces ¿cuáles lo son y por qué?

La respuesta es tan sencilla que quizás te decepcione, pero no por ello es menos cierta: cualquier lugar.

Sí, así es. Te será mucho más fácil seducir a una mujer en cualquier lugar cotidiano en el que te encuentres con ella que en una discoteca.

Eso incluye lugares tales como el supermercado, el video club, la biblioteca, el campus, el gimnasio, la cafetería y un interminable etcétera.

La realidad es que cualquier mujer que encuentres en tu vida diaria te ofrece una magnífica oportunidad para practicar tus destrezas de seducción.

Desde esta nueva óptica, las posibilidades son inagotables.

¿Por qué es más sencillo conocer a una mujer cuando está un entorno cotidiano que en la pista central de la discoteca?

Es más fácil porque la psicología de las mujeres es diferente durante sus vidas normales que cuando están en una discoteca.

La misma mujer atractiva que te ignora en la discoteca, probablemente esté más que dispuesta a conocerte en el supermercado o en el campus de la universidad un par de días más tarde.

En la discoteca son las presas. Por eso, van allí con la armadura puesta y te desafían a que hagas la menor fisura en su coraza. En sus vidas normales, sin embargo, son simplemente chicas intentando encontrar a un buen chico. Ese buen chico eres tú.

Estos son los motivos por los que seducir fuera de una discoteca funciona:

_ Alejadas de un ambiente hostil (la discoteca), ellas bajan la guardia. Notarás que se muestran mucho más receptivas a mantener una conversación amigable contigo. No se sienten amenazadas y no tienen la impresión de que cada palabra que pronuncias es un ardid para llevártela a la cama.

_ A diferencia de cuando van a la discoteca, no han invertido horas en arreglarse para bajar a comprar al supermercado y se muestran un poco sorprendidas (y encantadas) de que hables con ellas.

_ A muchas mujeres, sólo le entran los hombres mientras están en la discoteca, por eso les gustan, pero también por eso se muestran cautelosas cuando están allí.

_ Es considerablemente más sencillo conectar con ella cuando puedes hablar sin la distracción de una música estridentemente alta o un ruido de fondo ensordecedor.

_ A menudo, cuando conoces a una mujer en el supermercado, en el video club, en la biblioteca, etcétera, vive sólo a un par de manzanas de donde la has conocido. Esto te ofrece una excelente oportunidad de volvértela a encontrar de nuevo, pues se desenvuelve en tu mismo entorno.

_ Muchas mujeres han tenido un lío de una noche con un hombre que, después de aquello, no las ha vuelto a llamar. Por eso, las mujeres a menudo fantasean con conocer a un chico en una situación normal de la que luego pueda decir “nuestros ojos simplemente se cruzaron y supe que era él”. Para ella, la historia es mucho más romántica y, para ti, más sencilla.

Así que recuérdalo, cualquier lugar al que vayas es un lugar potencialmente adecuado para la seducción porque, simplemente, en cualquier lugar al que vayas encontrarás mujeres.

 

Si quieres conocer más mujeres, entonces tienes que ir a los lugares a los que ellas van.

Ponte la gorra de pensar y pregúntate a ti mismo: “¿Si yo fuera el tipo de mujer a que a mí me interesa, por dónde me gustaría salir?”

Cuando tengas una respuesta a esa pregunta, empieza a ir a esos lugares a diferentes horas del día para descubrir cuál es el mejor momento para frecuentarlo tú también.

Si te gustan las mujeres atléticas, ves al gimnasio o pasa tiempo en la cafetería de al lado del gimnasio.

Si te gustan las mujeres espirituales, recibe clases de yoga o de meditación.

¿Entiendes lo que quiero decir?

 

Características de Macho Beta que Debes Evitar para Seducir a una Mujer.

1327383_64930133
El animal beta es aquel secundario del alfa. En muchos grupos de animales, esto es un indicativo de un puesto por debajo del Líder. En mi terminología, Beta se refiere a cualquier hombre que NO es Alfa. (También conocido como “macho beta”.)

¿Por qué hay solo 2 clases – Hombres Alfa y después el resto?

En mi opinión, solo hay un lugar en el que estar, y ese es lugar es la cima. Aceptar cualquier cosa por debajo de la cima, es instalarse para una vida medio vivida. Los ganadores de las Súper Bowl son recordados, no así los ganadores de la liga, incluso aunque los ganadores de la Súper Bowl ganaran sólo un partido más que ellos.

Comportamiento del mariquita, No Alfa (o macho beta):

– Le es imposible mantener contacto visual.

– Tiene una postura de decaído, o sumiso.

– Se mueve de forma muy nerviosa.

– Su poder le traiciona.

– Siempre busca la aprobación, y la atención de los demás.

– Se cita con chicas que le “eligen” a él.

– No tiene objetivo o rumbo alguno.

– No es capaz de enfocar su energía en ninguna actividad para finalizar.

– Crea complicadas ilusiones mentales para evitar tener que tomar medidas en su vida.

– Teme liderar.

– Tiene miedo a luchar.

– No es capaz de desarrollar su fuerza en la auto-mejora.

– Cambia sus planes por los de los demás.

– Siempre satisface a la gente, especialmente a las mujeres.

– Evita los confrontamientos de manera poco firme, huye de cualquier clase de conflicto.

 

El Macho beta, es mucho más feliz si alguien dirige su vida.

Generalmente es capaz de vivir su propia vida, pero es incapaz de vivirla por su cuenta. Algo en su educación le robo la llama de la pasión de su interior, y lo convirtió en un tembloroso montón de gelatina.

No digo que ahora tengas que levantarte y partirte la cara con cualquiera, ni tampoco que seas un cabrón insultante. Eso no sería ser un macho alfa. De hecho, un macho alfa conoce la política del momento, y es lo suficientemente listo como para contener su opinión y evitar así una pelea si es lo que cree conveniente en ese momento. La diferencia radica en que esto nunca lo hará por miedo o flaqueza.

Cómo Convertirte en un Desafío para Ella.

Beautiful Sexy Couple In Love

 

Limitar tu disponibilidad, emitir señales contradictorias, aprender a decir no… Son todo principios que apuntan en una misma dirección y que persiguen un objetivo común: aumentar tu poder de atracción, convirtiéndote en un desafío para ella.

Ni las ostras, ni el chocolate, ni el caviar, ni tan siquiera el cuerno de rinoceronte. Ninguno de ellos puede competir contra el mayor de los afrodisíacos existentes: Ser un reto.

Sí, así es, suponer un desafío. Eso es lo que mejor estimula la imaginación de las mujeres y excita sus más intensos deseos. Es lo que ellas quieren que seas. Te aviso: no esperes, sin embargo, oírlo de sus bocas, porque no lo oirás. Es un anhelo tan fuerte como implícito y acallado.

Si le preguntas a una mujer ¿Qué buscas en un hombre? Nunca te contestará:

-Busco un desafío para mí. Alguien a quien no pueda controlar totalmente, que sea escasamente predecible y por el que tenga que luchar. Verás, a lo largo de los años, he descubierto que quiero más a un hombre cuando tengo que ganármelo y pelear por él, que cuando supone una conquista fácil.

Ni lo sueñes. Nunca te lo dirá.

Y, sin embargo, una verdad luminosa subyace a esas palabras.

Descubrí esta realidad de la forma casi accidental y fortuita que a continuación te relato:

Una noche, hablando desinhibidamente con una buena amiga, que no era más que amiga porque me había noqueado implacablemente en todos mis intentos previos de convertirme en algo más, las piezas del rompecabezas empezaron a encajar para mí.

Era tarde. Ella hablaba emocionadamente de un chico, del cual estaba perdidamente enamorado, a pesar de que él la rechazaba impasiblemente y mantenía una marcada y fría distancia emocional con respecto a ella (¿o quizás fuera precisamente ése el motivo de su enamoramiento?).

Por la detallada descripción del modo en que invariablemente la trataba, era evidente que él no sentía amor alguno por ella. Era su juguete. Sólo la utilizaba esporádicamente (cuando a él le apetecía, claro) para proporcionarse satisfacción sexual.

Ella, por el contrario, lo deseaba con todo su corazón. Resultaba obvio que se desvivía por él. Se le iluminaban sus ojos con tan solo mencionar su nombre y, frecuentemente, fantaseaba con la ilusión de que algún día se convertiría en su novio estable. En pocas palabras: estaba totalmente colada por él. Totalmente.

Entonces, ella dijo algo que se me quedó profundamente grabado y que, aunque en ese instante yo no lo sospechara, iba más tarde a convertirse en uno de los pilares fundamentales sobre el que construiría mi nueva conducta y empezaría a disfrutar de un éxito con las mujeres que en ese momento se me hubiera antojado totalmente inalcanzable. Dijo:

– ¿Sabes lo que me gusta tanto de él?

– No, no lo sé. De verdad, no puedo entenderlo. ¿Qué es, Verónica? ¿Que está bueno? – le pregunté con cierta maldad e ironía.

– No, no es sólo eso, tío listo – respondió ella tajante y un poco molesta.

– Entonces ¿qué es? ¿Me lo vas a explicar?

– Bueno, no sé. Es…

– ¿No sabes? Claro que lo sabes. Venga, no te hagas de rogar, cuéntamelo. Me interesa mucho saberlo.

– Bueno, supongo que se trata de que sé que podría estar con cualquier otra. ¿Sabes a qué me refiero? Cuando está conmigo, me doy cuenta de que hay muchas otras mujeres a las que les gustaría estar en mi situación, y sin embargo él está ahí para mí y no para ellas. Eso me estimula.

– ¡Tú lo que pasa es que eres masoquista! – respondí sin poder ocultar mi enfado.

– Eso será – zanjó ella.

Más tarde, reflexioné profundamente sobre aquella conversación y me di perfectamente cuenta de que Verónica no era masoquista.

Simplemente, tenía la poco usual y valiosa habilidad de indagar provechosamente en lo más profundo de su interior, y la honestidad necesaria para explicitar cuál era el resorte que aquel bandido (a quien yo envidiaba abiertamente) estaba accionando en su interior.

Y lo que aquél afortunado isleño le proporcionaba a Verónica que yo no había sido capaz de ofrecerle ni de lejos era…

UN DESAFÍO

En esencia, era eso: Él suponía un reto, yo no.

Ahora lo comprendía bien. Lo veía con una claridad de la que nunca antes había disfrutado.

Él le proporcionaba la oportunidad de inflamar su imaginación con pensamientos que quizás (sólo quizás) podían llegar a convertirse en realidad, si ella jugaba bien sus cartas.

 

Él conseguía que por las venas de Verónica corriera la adrenalina de la competición, al narrarle inescrupulosamente sus múltiples conquistas sobre otras mujeres, con lo que, implícitamente, le hacía ver que a ella no la necesitaba de un modo especial. Al menos, no más que a ninguna de las otras, que aparentemente era poco. Quizás esas aventuras fueran inventadas, o quizás fueran reales. Eso es lo de menos. Lo importante es el efecto que sobre ella causaban.

Eso era lo que excitaba y estimulaba a Verónica: El saberse ante un acentuado desafío. El comprender que cada segundo que él permanecía a su lado era un triunfo sobre otra supuesta adversaria que pretendía y perseguía lo mismo que ella: la atención indivisa de él.

Excitante le resultaba también la incertidumbre del desenlace final y el albergar ciertas dudas con respecto a los sentimientos que él acogía con respecto a ella. La ambigüedad de la que él hacía gala en todos y cada uno de sus encuentros. El continuo torrente de señales contradictorias que formaba parte inseparable de su estilo comunicativo…

A todas esas cosas, ella reaccionaba con pasión, intensidad y latidos acelerados del corazón.

¡Y qué tristemente diferentes eran de las cosas que yo le había ofrecido!

De lo que yo le había dado, a lo que le había dado él, mediaba un abismo insalvable. Eran mundos opuestos. Dos antípodas.

Yo, desde el mismo principio, había sido predecible, consistente, confiable. Había sido el discreto confesor que pacientemente escucha todos sus problemas emocionales. Un hombro sobre el que llorar. Literal y figuradamente. El paradigma del buen chico. Llámame tonto o ingenuo, si quieres… lo era.

Había sido explícito y directo en mis sentimientos. Muy pronto le había hecho saber que me gustaba, que la quería y que estaba dispuesto a hacer casi cualquier cosa por ella.

¿El resultado?

Desastroso para mí, como ya habrás podido imaginar.

Yo, que deseaba serlo todo para ella, acabé relegado a ese despiadado y sombrío rincón, reservado a quien no puede ser más que amigo de la mujer a la que intensamente desea y ama.

¿Quién era en realidad el masoquista? ¿Ella o yo?

No contestes, ya sé la respuesta.

Tú, que también has estado en alguna ocasión en esa misma situación, sabes bien lo dolorosa y devastadora que puede llegar a ser.

Ella, que te ve como un amigo, te cuenta todo lo que sucede en su vida emocional: la evolución pormenorizada de antiguas relaciones ahora revividas, el inicio detallado de nuevas aventuras, todo… y tú, en cada una de ellas, sufres como si se tratara de una ruptura definitiva con la mujer que más amas de tu vida y… en cierto modo lo es.

Pero aquella sucinta explicación fue un valioso regalo para mí. El más precioso de los regalos que me hayan hecho.

Inmediatamente después de oírla explicar el porqué de su atracción por aquel chico canario, tuve una revelación:

¿Responderían el resto de mujeres igual de bien que Ve-rónica a ese concepto de desafío?

¿Qué pasaría si ése fuera el ingrediente usualmente ignorado al que las mujeres inadvertidamente responden en una relación, pero del que no son conscientes hasta que no se les señala explícitamente o, mejor aún, se les demuestra por medio de la acción?

Y, sobre todo, ¿Qué pasaría si el hombre, que tradicionalmente desempeña el papel de agresor y es quien se enfrenta a la posibilidad de ser rechazado, pudiera de algún modo invertir el proceso?

Me propuse firmemente encontrar una respuesta a aquellas preguntas, que intuía de enorme importancia. El tiempo me demostró que lo eran.

La búsqueda fue dolorosa, pues durante su transcurso tuve que enterrar mi antiguo yo y, junto a él, un gran número de conductas a través de las cuales se expresaba.

Pero también resultó aleccionadora y asistí asombrado al nacimiento de una nueva personalidad que resultaba mucho más cautivadora para las mujeres y que ejercía sobre ellas una influencia que, hasta ese momento, me había resultado totalmente ajena y desconocida.

Gracias, Verónica.

Lo que descubrí fue: Nunca oirás decir a una mujer: “Lo dejé porque para mí era un desafío y con él nunca me aburría”

 

P.D. No olvides dejar tus comentarios abajo. Si quieres saber como puedes hacer para excitar a una chica y tener una cita con solo 3 mensajes de texto haz click aquí…